lunes, 18 de junio de 2018

La adaptación a la luz y la convivencia entre tracciones


Al día siguiente de la inauguración de los tranvías eléctricos por las calles zaragozanas, el sábado, día 11, el alcalde publicaba una instrucción sobre circulación de vehículos, para informar a sus ciudadanos de la idiosincrasia del nuevo servicio.



Se debieron de terminar los coches rápidamente ya que hay una noticia del 4 de noviembre en la que se dice que el coche nº 5 dio un topetazo a un “sujeto”.

Para inspeccionar la electrificación del resto de las líneas, y ante la imposibilidad de que siguiera Don Eloy Garnica, se designó a Don Ángel Arbex percibiendo unas dietas diarias de 30 pesetas que abonó la Compañía. Los periódicos citan algunos sucesos y destacan la eficiencia de los frenos de los tranvías.

Resulta curiosa la queja publicada el 3 de enero de 1903 en el Heraldo de Aragón, relativa a la no suspensión de la circulación de tranvías cuando pasa el Viático, como sí hacían al parecer, los carruajes particulares que suspendían la marcha como señal de respeto religioso.


El 8 de enero de 1903 el Sr. Arbex participa al Ayuntamiento que puede autorizarse la circulación de tranvías eléctricos en el ramal del Bajo Aragón. 


Hubo algunas quejas presentadas por los trajineros contra las condiciones en que se hallan colocados algunos trozos de “raíls” para la circulación del tranvía. Parece ser que los carros cizallaban las vías del tranvía y a su vez las vías provocaban roturas en los ejes de los carros. Hubo una reunión para solucionar el problema entre el alcalde, Sr. Laguna, Don Basilio Paraíso, Don Marceliano Isábal (abogado asesor del Ayuntamiento) y el arquitecto municipal Sr. Magdalena. Recuerdan a la Sociedad de Tranvías la obligación de mantener el pavimento de la entrevía y 50 cms. en el exterior de los “raíls”.

En el Heraldo de Aragón se lee el 16 de enero que “El servicio de tranvías en la línea de Torrero quedó interrumpido ayer tarde por haberse fundido dos cables subterráneos en la calle San Miguel".

Una hora después de ocurrida la avería quedó restablecida la circulación pero no fue posible normalizarla porque, inutilizando un circuito, no había fuerza bastante para atender a las necesidades de la empresa de los tranvías y a las del alumbrado.

La circulación reanudose con tracción de sangre. Durante toda la noche pasada han trabajado los operarios de la sociedad en la recomposición del cable. Hoy quedará restablecido el servicio en condiciones normales. Uno de los eléctricos sufrió ayer desperfectos de consideración cuando se intentó hacer funcionar los tranvías sin haber reparado por completo la avería. No ocurrió accidente alguno personal.”

En febrero de 1903 la Compañía solicita y obtiene permiso del Ayuntamiento para ostentar el escudo de Zaragoza.


1903, coche eléctrico nº2 conducido por el mismísimo Manuel Escoriaza y Fabro, dueño de la empresa constructora. Se aprecia el escudo de la ciudad en el lateral. Fuente: Foto para postal Comercial Josan. Cesión de la familia de José María Sanz González a Rafael Castillejo. Datación y procesado: Proyecto GAZA. 


Después de las correspondientes pruebas se puso en servicio ordinario, el 11 de abril, la electrificación del ramal de MADRID, recuperándose la línea desde la estación de Cappa (Montemolín) a la estación de Cariñena (actual calle Santander).


El Diario de Avisos del 20 de mayo cita: “Dos aprovechados jóvenes residentes en esta localidad, y que como otros varios han decidido vivir robando, mejor que trabajando, escogieron la industria de carteristas y ayer fue uno de los días de ensayo. Lograron robar dos carteras en el tranvía de la estación de Madrid, conteniendo una de ellas 275 ptas."              

Aumentó notablemente el uso del tranvía y la empresa puso tarifas especiales para los familiares de obreros que utilizaban el tranvía para llevar la comida a los puestos de trabajo.

El 6 de junio se hicieron las pruebas de tracción eléctrica en las líneas de Circunvalación y Arrabal con excelente resultado. El 8 de junio se puso en servicio la línea de Circunvalación, quedando reducidos a tres los 4 trayectos en que estaba dividida la línea. Un anuncio oficial de Los Tranvías de Zaragoza decía:

El cobro se verificará de la forma siguiente:

De plaza Constitución a Puerta del Sol (Tenerías)                             0,05pts.

De Puerta del Sol a la de San Ildefonso (Torreón de la Zuda)        0,05pts.

De la Puerta de San Ildefonso la plaza de la Constitución              0,05pts.

Recorrido total desde la plaza de la Constitución                              0,10pts.              

Zaragoza a 13 de junio de 1903. El director interino, Ramón Adiego

               

La última línea en entrar en servicio fue la línea del Arrabal que se abrió el 21 de junio. El cambio de vías en el puente de Piedra, aún con permiso municipal, provocó problemas debido a que se cerraba el paso de carros para instalar la vía. Dan noticia los periódicos de un conflicto en el que se acumularon 47 carros por imposibilidad de cruzar el puente. Simultáneamente se autorizó el uso de remolques en todas las líneas menos en la del Arrabal. 

Resulta peculiar que la Compañía de Tranvías estableciese un servicio extraordinario y directo a Torrero las tardes y noches de los días 28 y 29 de junio de modo que el tranvía iba sin parar desde la plaza de la Constitución (España) hasta Torrero. La compañía advertía que los coches, una vez en marcha, no tomarían ni dejarían viajeros en todo el trayecto. El Heraldo de Aragón informa que con motivo de la verbena de San Juan condujo a Torrero 26000 viajeros.

Se planteó, por aquel entonces, alargar la línea de Madrid desde el final de la calle Clavé por el actual paseo de Teruel, Hernán cortés y Puerta del Carmen hasta la calle Soberanía Nacional (actual Val Carreres).

Por aquellos tiempos el tranvía hacía servicios especiales a la Playa de Torrero a dónde iban los zaragozanos a “tomar la fresca” y a la Plaza de Toros para atender a los festejos taurinos. Del mismo modo los periódicos recuerdan el riesgo que se corre por subir o bajar de los tranvías en marcha. Eran frecuentes las caídas que provocaban amputaciones de piernas.

Como anécdota, el Diario de Avisos pública el 5 de agosto: "Un escándalo. Anoche a las 08:30 se registró uno monumental en un tranvía de la línea de Circunvalación y en plena plaza de San Francisco (actual Plaza de España)
Lo motivó la protesta de un viajero a quien el conductor quiso cobrar un segundo billete por haberse pasado aquel de la jardinera remolcada al motor.
Algunos compañeros de pasaje ayudaron al caballero, que se oponía a la disposición adoptada por la empresa, y en términos enérgicos hizo valer lo que creía razonable, entregando su nombre y sus señas domiciliarias, para que el empleado pasara la denuncia oportuna"


1902. Glorieta Pignatelli. Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1656961051213358&set=o.679653955406797&type=1. Se puede observar un coche motor eléctrico, uno de los traídos de San Sebastián para la inauguración de los tranvías eléctricos (10 Octubre) que lleva como remolque uno de los antiguos tranvías de tracción animal, parece el nº 25.





Por Juan Antonio Peña.




No hay comentarios:

Publicar un comentario