jueves, 21 de septiembre de 2017

Los primeros serán los últimos. Parte II. Un paseo a la margen izquierda.


Para no hacer una excepción con la línea que discurría desde la Plaza Constitución hasta el histórico barrio del Arrabal de Zaragoza, epicentro de la encarnizada resistencia contra la invasión francesa y lugar de nacimiento del famoso Royo del Rabal, que de seguro usaría los tranvías arrabaleros y animaría los viajes con alguna de sus jotas; montémonos en un tranvía de mulas, recorramos en un agradable paseo la línea Arrabal, la primera según la concesión, pero la última en construirse.

El Royo del Rabal 1844-1905.

El Royo del Rabal, identificado en esta fotografía por Javier Barreiro. Nació en 1844 y falleció en 1905, fue un reconocidísimo cantador de jotas, con las que se dice que deleitó a personajes como Prim, González Bravo, Pérez Galdós o el mismísimo Alfonso XII, para el que cantó en Madrid en su boda en 1878 con María de las Mercedes. Historia novelesca la de este personaje cuya fama trascendió fuera de la ciudad. Aquí, una de sus tonadas <<Soy el Royo, soy el Royo. / Soy el Royo del Rabal. / Y si alguno pasa el Puente, / derecho me encontrará>>, espero que no se refiriera al tranvía.

Dispongámonos pues a describir lo que vemos montados en un tranvía de tracción animal allá por la última década del siglo XIX. Como en otras ocasiones contaremos con la ayuda de las certeras crónicas del Sr. García Mercadal.

Lo cogemos en Plaza Constitución (actual Plaza España). Hemos comprado nuestro billete ahí mismo, en la misma plaza, en los locales de la antigua pastelería Bazán y al subir por la parte trasera ha controlado nuestro billete un trabajador de la Sociedad Los Tranvías de Zaragoza. Nos hemos sentado detrás, a ver que podemos ver desde aquí, aunque esto no va muy lleno. De hecho sabemos que coincidiendo con el inicio de la explotación de la línea allá por 1887 la Sociedad de los Tranvías de Zaragoza se quejaba de los pocos viajeros que había (Actas de la sociedad de fecha 07/09/1887).

El tranvía de la izquerda de la imagen sale de la calle Don Jaime al coso proveniente del Arrabal.
El conductor hace sonar su silbato, arrancamos, giramos dejando atrás “a la vieja del Coso- una muñeca de mecanismo que tenía Plácido Agreda, el peluquero, en su escaparate donde hoy el Banco de España presenta sus invariables paredones” (de las Memorias de Juan Moneva, 1952) y ya nos hemos plantado en la Calle Don Jaime. Al inicio es una calle más o menos amplia, pero rápidamente a la altura de San Gil se estrecha, y se estrecha tanto que el tranvía aminora la marcha sustancialmente para evitar atropellos.

Apreciese como se estrecha la calle a la altura de San Gil.

Pasamos por el número 10 de la Calle Don Jaime, a nuestra derecha, y vemos en el soportal de su negocio a Emilio Oliete, dueño de Ultramarinos coloniales.
Fachada de Ultramarinos Coloniales de Emilio Oliete, 1893, El semanario ilustrado. El negocio estaba justo en la esquina con la Calle Verónica, enfrente de la Iglesia de San Gil Abad


A la izquierda la iglesia de San Gil Abad con su espléndida torre mudéjar. Imagen de Juan Laurent.

Decía García Mercadal una década después, que el inicio de la calle Don Jaime I el Conquistador era “amplia, con altas y hermosas edificaciones, buenos comercios, excelentes aceras” pero el siguiente tramo, donde vemos que la calle se estrecha, no le merece tan positivos comentarios, y así nos describe ese tránsito del tranvía por las tripas de la actualmente rectísima calle Don Jaime,  dejando el tranvía a un lado una callejuela infecta y mal oliente que sale frente a una iglesia” se está refiriendo a la Calle Verónica, “ se colará por una calle estrecha y torcida, cuyas casas avanzan desigualmente creando rincones sombríos…hasta salir a la plaza de La Seo, en cuyo punto buscamos el cielo con la avidez del que sale de una mina”

Hemos leído en el periódico la Derecha del 19/2/87 una sugerencia “que den fuertes avisos de silbato en la calle Don Jaime I en los cruces con Méndez Núñez y Espoz y Mina, sitios que exigen grandes precauciones. Además, tanto delante del pabellón de la casa de Isabel Gállego como al salir de la plaza de La Seo la velocidad de los coches debe disminuir para evitar atropellos.”


Plaza de La Seo 1890. Coyne. Imagen tomada desde el bloque de edificios que separaba la plaza de La Seo de la del Pilar, se puede ver a la izquierda tanto el palacio arzobispal como el tristemente desaparecido arco del arzobispo.

Plaza de La Seo 1898.Archivo Mollat-Moya. Cedida por el propietario a la  página de facebook Fotos Antiguas de Zaragoza y publicada posteriormente en el libro "Zaragoza Revelada" Imagen de perfil de la Samaritana, fuente a la que iban a llenar los cántaros principalmente las zaragozanas.

Fuente de la Samaritana 1890. Al fondo podemos observar el bloque de casas que separaba las plazas del Pilar y La Seo, dejando una estrecha calleja entre las edificaciones y la Lonja, se trata de la Calle del Pilar. (Proyecto Adiós Zaragoza Antigua)


Plaza de La Seo 1900. Se observan los raíles del tranvía de la calle Don Jaime en la parte inferior de la imagen. (Proyecto Afiós Zaragoza antigua)

Por fin dejamos las estrecheces y se abre ante nosotros amplia, clara y luminosa la plaza de la catedral de San Salvador, vulgo La Seo:

“el jardín de la plaza de La Seo es uno de los jardines públicos más bonitos y mejor cuidados de nuestra ciudad. Sus arbustos frondosos y sus cuadros de flores que ocultan a medias la fuente central con la fuente de la Samaritana, forman un conjunto encantador y alegre, que convida a detenerse un momento, medir con los ojos la altura de la elevada y airosa torre de la catedral, contemplar la fachada del palacio arzobispal y el aspecto carcelario del seminario, y dedicar unos minutos a estos caserones vetustos solariegos, clásicos, que nos miran curiosos desde la línea de ventanas que sombrean sus aleros. El día que se realice un proyecto que existe solo en la mente de algunos amantes de Zaragoza, proyecto que consiste en unir las plazas de la seo y el Pilar derribando las casuchas que entre aquellas se levantan, será este uno de los más hermosos paisajes de la ciudad del porvenir.” García Mercadal. Zaragoza en tranvía. 1908.
Don Jaime 1898. Archivo Mollat-Moya. Cedida por el propietario a la  página de facebook Fotos Antiguas de Zaragoza y publicada posteriormente en el libro "Zaragoza Revelada".Paisanos andando por Don Jaime ca 1900: ya casi llegando a la Lonja, a la altura de la Calle del Pilar. Se aprecian las vías del tranvía y alguno de los negocios que jalonaban la zaragozana calle, por ejemplo, un guarnicionero, ya en peligro de extinción.


La Lonja. 1889. Levy et Cie. Esta excepcional fotografía que ya hemos comentado en este blog, nos muestra el tranvía número 13 en dirección a la Plaza Constitución. Se aprecia la publicidad en la parte superior.




La Lonja. 1888. Coyne. Si uno agudiza mucho la vista podrá distinguir un tranvía en la lontananza atravesando el Puente de Piedra.



Inicio del Puente de Piedra 1895. Donación de Luis Gómez Laguna al Archivo municipal. Imagen confusa que ilustra bien el caos circulatorio y cuello de botella que debía suponer el cruce por el antiguo puente.





Dos imágenes de sendos tranvías circulando por el puente de piedra.

"El paisaje que se divisa a ambos lados del puente es hermoso y solemne. A la izquierda la luz del sol cabrillea sobre las aguas del río, espejeándose en ellas las arboledas de la orilla arrabalesca y el complicado conjunto de cúpulas y torres de la templo del Pilar;" García Mercadal. Zaragoza en tranvía. 1908

Señor en un burro. 1897. Revista moderna. Se aprecian claramente las vías del tranvía, a partir de ahí la vía se dividía, la línea directa iba por la Calle Sobrarbe, la suplementaria por la Ctra. de Barcelona terminando en la estación del Norte.
 "Descendemos por una calle ancha y pedregosa muy frecuentada de carros, pasamos junto a un convento de monjas clarisas con sus ventanas doblemente enrejadas, por delante de la parroquia de Ntra. Sra. de Altabás, un edificio de pesada arquitectura, y al lado de la puerta que da paso a los almacenes de la estación del Norte, custodiada por un invélido ferroviario." García Mercadal. Zaragoza en tranvía 1908.

Calle sobrarbe. ca 1900. Estudio Coyne. Principio de la Calle Sobrarbe con la iglesia parroquial de Altabás que se inauguró en 1891

Terminamos este paseo en la estación del Norte que afortunadamente aun se conserva.

Por Nieves García-Arilla Oliver.


3 comentarios:

  1. Buenos días.

    Agradeceríamos que se añadieran los datos exactos de los aportes que aparecen en su blog.
    En primer lugar, las imágenes de las aguadoras en la plaza de la Seo y la de los zaragozanos que caminan con el cartel de guarnicionero pertenecen al Archivo Mollat-Moya. Dichas imágenes fueron tomadas en 1898 y fueron cedidas por su propietario a nuestra página de facebook Fotos Antiguas de Zaragoza. Después fueron publicadas en nuestro libro Zaragoza Revelada.

    Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, las fotografías las obtuve de la página del proyecto Adiós Zaragoza Antigua, desconocía que las hubieran publicado ustedes,(no uso facebook) no obstante, modifico la entrada con las citas correspondientes y los apuntes que me hacen. Les agradezco sus correcciones. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches.

    En primer lugar quiero agradecerle la cortesía de modificar algunas de las imágenes que a priori no se encontraban citadas correctamente. Subsanado el error, me permito hacerle llegar otro que acabo de ver.
    En el pie de foto donde dice:
    "Plaza de La Seo 1900. Se observan los raíles del tranvía de la calle Don Jaime en la parte inferior de la imagen. (Proyecto Afiós Zaragoza antigua)"
    debería decir: plaza de La Seo 1898. Archivo Mollat-Moya.Imagen cedida para la publicación del libro ZARAGOZA REVELADA,octubre de 2017.
    La fotografía fue publicada además en nuestro grupo de Facebook, Fotos Antiguas de Zaragoza. El autor de la imagen es desconocido.
    Y el autor del capítulo en el que aparece en nuestro libro es Arturo Bayod Blanco.La plaza de la Seo. Entre Aguadores y Samaritanas.

    Gracias por su difusión.
    Saludos.

    ResponderEliminar