martes, 20 de septiembre de 2016

130 años de la inauguración del Tranvía de Torrero.


Por R.O de 24 de enero de 1885 se concedió el tranvía del interior y afueras de Zaragoza con tracción animal a D. Fernando Beltrán, D. Miguel Mathet y D. Modesto Torres y Cervello. Dicha concesión constaba de seis líneas; una de ellas, debería recorrer el trayecto Plaza de la Constitución - Torrero.
La línea de tranvía a Torrero fue la 3ª en construirse, comenzando los trabajos el 28 de mayo de 1886, inmediatamente después de terminar la línea de Madrid. En un principio se debatió intensamente sobre el orden de construcción de las líneas, habiendo defensores de que se primase la construcción de la línea Arrabal, para poder unir la Estación del Norte con el centro de la ciudad, pero finalmente la Sociedad los Tranvías de Zaragoza, tras discutirlo en varias de sus sesiones decidió construir primero la línea a Torrero para poder inaugurarla en verano, pensando que podía ser muy beneficioso que la explotación estuviese ya en marcha en el buen tiempo, ya que Torrero era el lugar de ocio elegido por los zaragozanos para las calurosas tardes de estío y los largos fines de semana. Y no siendo una decisión desacertada en absoluto, una vez más  los problemas administrativos retrasaron el inicio de la explotación, debido en este caso a un cambio técnico que hacía referencia al carril utilizado, al cual más adelante dedicaremos una entrada.
Esta línea, de vía única, comenzaba en la plaza de la Constitución (actual plaza de España) y subía por Independencia por la calzada de los pares en donde había un desvío para la línea de Madrid. Proseguía por la Glorieta (actual plaza de Aragón, lado Capitanía), atravesando la desaparecida puerta de Santa Engracia, cruzaba el puente del Huerva (bajo el actual Pº Constitución) y por el centro  del Camino de Torrero (actuales Pº Sagasta y Cuéllar) hasta las inmediaciones del puente de América.
A finales de julio de 1886 la línea ya estaba terminada y dispuesta para ser explotada, pero al parecer un problema con un permiso municipal no permitió su inauguración hasta el 20 de septiembre de ese mismo año, cumpliéndose hoy 130 años de la efeméride.
El inicio de la explotación no estuvo exento de incidentes curiosos que se producían principalmente por los desniveles de terreno y el sobreesfuerzo que los animales se veían obligados a realizar para salvar dichas pendientes. Pendientes, dicho sea de paso, que aún hoy podemos observar in situ dando un paseo por la zona, que aunque muy transformada en la actualidad conserva el desnivel que un día constituyó un verdadero quebradero de cabeza.
El éxito de esta línea fue tremendo, de modo que al cabo de un año la compañía solicitaba ya permiso para instalar doble vía.
 
 
1889 Litografía Portabella.
 
En la imagen podemos ver el tranvía de mulas de Torrero a su paso frente a los desaparecidos talleres Portabella, que se localizaban en la actual Plaza Diego Velázquez. Su propietario, Eduardo Portabella (1846-1911) fue un famoso litógrafo, en cuyos talleres se imprimieron mediante este procedimiento multitud de ejemplares de revistas, libros, carteles etc...

No hay comentarios:

Publicar un comentario